GP Assen 2015: sexta etapa
by on 30 junio, 2015 in dutch tt assen 2015

Día sin moto, de turisteo por Amsterdam.

Hoy será el primer día que puedo prescindir de la moto, espero que la mano descanse un poco, que mañana me esperan 500 Km. He dormido muy bien, la cama es cómoda. Vale, llevo dos días de camping y aunque el invento saco-colchón de decathlon es muy cómodo (mucho mejor que las esterillas de toda vida), pues no es lo mismo.

Me levanto con calma, preparo las cosas y bajo a desayunar al salón de la casa. El sitio es muy acogedor. La dueña, Lia, es apasionada del arte de todo tipo, y tiene la casa llena de cuadros, objetos decorativos y miles de cosas raras. La mesa está llena de comida: café, leche, varios zumos diferentes, un montón de mermeladas, queso de untar, varios tipos de pan, dulces, algo de fiambre, frutos rojos… De hambre no te mueres, y más variado imposible. Hay una pareja de unos 60 años de Stuttgard, y otro matrimonio más mayor de fineses. La charla es agradable y el desayuno está rico. Por suerte, Lia puede lavarme algo de ropa, que me estoy quedando sin camisetas limpias que ponerme. Más o menos a las 10:30 estoy saliendo por la puerta.

Al final decido ir en bus. El embarcadero del ferry está a unos 25 minutos a pata y los barcos no me molan nada. Aunque sea gratis no compensa. El bus no tarda demasiado en dejarme en la estación central, a partir de aquí, a patearse el centro de Amsterdam. No llevaba una idea definida, había leído alguna cosa sobre la ciudad, pero prefiero ir a una oficina de turismo a ver que me cuentan. La chica es muy maja y habla un «poquitcho» de español, pero eso… mu poquito. No me cuenta nada realmente. Esto es bonito, y esto y esto y esto, pero no me da idea de rutas, de como emplear el tiempo, zonas de comer ni nada… Total que me quedo como estaba, y decido acercarme hasta la plaza Dam, punto neurálgico de la ciudad. Hay mucha gente, muchos turistas, y la calle entre la estación y la plaza está llena de las típicas tiendas de souvenirs y camisetas. Llego a Dam, pero no puedo hacerme una idea de cómo es la plaza en cuestión, han montado un estadio de voley playa (manda webos, no habrá sitios con playa), se celebra el campeonato del mundo, vaya causalidad. Voy dando una vuelta, para tomar puntos de referencia, y decido pillar un tranvía hasta la plaza de los museos, quiero visitar el museo Van Gogh, así que toca mañana cultureta.

A la plaza de los museos se entra por el edificio del museo nacional, lo atraviesas por debajo y sales a una explanada con varios museos alrededor, césped, esculturas curiosas… Voy hacia el museo Van Gogh, una hora de cola que no se me pasa mal y a ver cuadros. Faltan algunos de los que más me gustan, pero eso ya lo sabía. Me dio pena no poderme llevar ninguna lámina, otra cosa mala de ir en moto, o buena según se mire. Nada de souvenirs! Salgo de allí a las 14:30, así que tengo que buscar algo para comer y sentarme que estoy echo polvo.

Como es habitual en mi, hasta que no doy siete vueltas no encuentro un sitio a mi gusto para comer. Tengo ganas de sentarme tranquilamente y comer guay, que estoy hasta la minga de bocatas y mierdas. Entro en una hamburguesería que tiene buena pinta, me meto medio litro de cerveza nada más sentarme (estaba reventado) y me como una ensalada con cachos de entrecot que estaba de puta madre. Tenían más cosas vegetarianas y veganas en este burguer que en cualquier sitio al uso de España.

Ya reposado, un café y a dar vueltas y vueltas. El centro de Amsterdam es pequeño, se anda muy bien, y me dedico a dejarme llevar de un sitio a otro, tomando una cerveza aquí y allá. Prácticamente recorrí todo el centro. No entro en casi ningún sitio de pago, la mayoría de cosas no me interesan y, joder! He venido a comer, beber y disfrutar. A lo tonto llevo todo el día caminando y está anocheciendo. Ceno, también de lux, un carpaccio con su ensalada, rico rico. Según cae la noche, obligada pasada por el famoso barrio rojo, que no es más que una zona muy turbia para turistas mamaos.

Vuelvo a la estación central, tengo que pillar el bus a casa. Estoy echo polvo, pero con una sonrisa de oreja a oreja, las cervezas pueden tener algo que ver. Mañana me espera otro día de carretera, podría decirse, que casi light. La verdad es que la vuelta va a ser larga…

One Response to GP Assen 2015: sexta etapa

Deja una respuesta

ankbass web design 2015