Madrid Suroeste
by on 24 septiembre, 2020 in ruta

Ruta por Madrid suroeste hasta Almorox y Cenicientos, con vuelta por San Martín de Valdeiglesias hasta Navalagamella.

Tenía pendiente explorar esta zona desde hace tiempo. Sabía de una zona de curvas muy interesante entre Aldea del Fresno y la N-403, así que tracé una ruta para pasar por allí hasta la provincia de Toledo.

Lo primero, como siempre, salir de Madrid, el rato más tedioso. En este caso, coger tu carretera de circunvalación favorita hasta coger la M-501. A la altura de Brunete, sale un desvío para Sevilla la Nueva, y desde allí ya puedes ir por secundarias. El primer tramo, hasta Villamantilla y luego hasta Villamanta es entretenido. Después es más recto y aburrido, pasando por Aldea del Fresno y Villa del Prado.

Justo al pasar Villa del Prado empieza el tramo que yo tenía en mente. Una sucesión de curvas, algunas de 180º, en subida y bajada, hasta llegar a la N-403. Son apenas 7 kilómetros, pero merece la pena y hay buen asfalto. La única pega es que, durante los fines de semana de verano, hay mucho enlatado y no hay apenas sitios para adelantar. De hecho, yo llegué al final y me di la vuelta para hacerla en sentido contrario y volver de nuevo intentando salir sin muchos coches delante. Mola mucho!

Carreteras secundarias

Después crucé la nacional en dirección Cadalso de los Vidrios, y desde allí hasta Cenicientos. Estos son tramos de secundarias agradables, adentrándose en zonas de monte. El siguiente tramo que iba buscando es el que va de Cenicientos a Almorox. Carreteras estrechas muy retorcidas, para ir con calma, disfrutando del cambio de paisaje. El asfalto está algo bacheado y las curvas son muy ratoneras.

Después crucé Almorox, y justo al salir hay un desvío de la nacional en dirección a Paredes de Escalona. Estos son los tramos que más me gustaron, con una parte muy bonita entre viñedos. Es una carretera parecida a la anterior pero menos bacheadas y algo menos exigente. Puedes ir más relajado disfrutando del paisaje. Esta carretera nos deja de nuevo en Cenicientos. Es una ruta circular interesante por una zona que no conocía y tiene su encanto.

Viñedos cerca de Paredes de Escalona

Ahora toca deshacer camino para volver a Cadalso de los Vidrios y coger la M-541 dirección a San Martín de Valdeiglesias. Mi intención era seguir esta carretera hasta Pelayos de la Presa, pero al cruzar la N-403 se convierte en un camino de tierra, y más tarde, al pasar por Pelayos, vi que en la rotonda donde acaba esta supuesta carretera estaba cortado el acceso. Por tanto, me tocó hacer el camino convencional por la nacional hasta San Martín y de ahí coger la terrible M-501 dirección Madrid, abarrotada de coches…

Como no aguantaba la caravana, decidí salirme a la altura de la M-512 dirección Robledo de Chavela, carretera que había hecho muchas veces y no estaba en mis planes, pero improvisé una nueva ruta saliendo en el desvío de Colmenar del Arroyo, pasando junto a la estación de la NASA. Esta carretera es una tortura para las suspensiones y los brazos, está realmente mal. Por suerte una vez pasas Colmenar dirección Navalagamella la carretera mejora. Este tramo tiene mejor firme y alguna curva interesante, pero el tramo realmente divertido es el que va de Navalagamella a Quijorna.

Una vez en Quijorna, cogí la M-501 de nuevo hacia Madrid. 265 km de ruta, algo más de 3 horas y media, y como soy un ansias solo paré a echar alguna foto. Merece la pena sacarse una mañana con los colegas para volver a rutear por esta zona y comer por allí para no andar con prisas. También tengo pendiente hacer reconocimiento por las carreteras entre Colmenar del Arroyo, Robledo, Fresnedillas de la Oliva… Sé que hay algunos búnkeres de la guerra y sería una excursión interesante. A ver si antes de que llegue el frío saco rato traer alguna ruta nueva.

V’ssssss

Deja una respuesta

ankbass web design 2015