(si la cosa va mal) Ven a Sacedón
by on 26 octubre, 2018 in ruta

Reza el título como la famosa canción de “El Informal”, excusa perfecta para quitar telarañas a la monstrua.

Por diversas circunstancias este año estoy saliendo muy poco con la moto y lo poco que salgo es a sitios ya conocidos, pero aprovechando una mañana con tiempo por delante y buena climatología me animé a acercarme hasta Sacedón. Muchos motoristas de Madrid van hasta allí para disfrutar de sus carreteras y curvas. Siempre me echaba para atrás que está algo lejos y hace falta tiempo para llegar y poder ir descubriendo la zona, pero me quité la pereza y planifiqué una ruta un poco por encima para poder llegar y volver improvisando según la hora que fuese.

La primera parte de la ruta fue llegar hasta Sacedón, cogiendo un poco de la A-3 hasta Arganda, y subiendo desde allí hasta Campo Real y después seguir dirección Ambite y cruzar a la provincia de Guadalajara. Es un tramo de pocas curvas, bastante recto al pasar Campo Real, con rotondas cada poco, muy aburrido, pero al menos el asfalto es bueno. Antes justo de Ambite hay una bajada y la carretera va retorciéndose hasta estrecharse bastante en un tramo muy corto, pero algo más divertido.

Una vez pasamos Ambite entramos en la provincia de Guadalajara y se nota que el firme empeora. Para llegar a Pastrana decido coger el desvío de Escariche y Escopete. Una carretera sin grandes rectas pero sin grandes curvas, un paseo agradable, tan solo turbado por algunos baches inesperados, hay zonas donde a pesar de estar el asfalto sin imperfecciones apreciables, hay pequeños resaltos provocados por las raíces de los árboles, y te llevas algún bote de sopetón que no te esperas, así que mucho ojo, porque además esos árboles provocan que haya zonas luces y sombras sobre la carretera haciendo más difíciles de ver los baches.

Pasado Escopete, se toma un desvío en una rotonda para seguir hasta Pastrana. Iba sin tiempo como para pararme a visitarlo, pero creo que bien merece dedicarle un rato para al menos dar un pequeño paseo por el pueblo. Desde Pastrana la carretera va bajando hacia el Tajo, donde se coge el desvío hacia Sacedón. El tipo de calzada se mantiene hasta el cruce con la nacional que nos llevará finalmente a nuestro destino.

Una vez en la N-320, el paisaje empieza a cambiar, las curvas te van metiendo hacia unas pequeñas montañas entre cortados. Se cruzan varios túneles y la presa del pantano de Entrepeñas hasta que se llega a Sacedón. No pude entretenerme mucho ni ha hacer fotos ni a buscar una buena panorámica del embalse y los alrededores, motivo de más para volver.

Tras un café rápido, retomo la ruta, saliendo del pueblo de nuevo por los túneles, pero esta vez continuando por la N-320 hacia el norte. La verdad es que para ser una carretera nacional el asfalto no es muy allá, ni es del ancho que suelen ser este tipo de vías. Cojo un desvío hacia Auñón, por la N-320ª, la carretera sube y baja con unas buenas vistas al valle a la derecha, curvas para amenizar un poco la marcha hasta bajar a Alhóndiga. Este es quizá el tramo más bonito de la ruta.

Llego hasta una gasolinera, lleno el tanque y cojo un desvío hacia la CM-200 para irme acercando hacia Madrid de nuevo. Al pasar Fuentelencina cojo un nuevo desvío por una carretera que de nuevo curvea algo más hasta llegar a Aranzueque. Desde aquí voy improvisando un poco siempre dirección Loeches, hasta que llego de nuevo a Arganda del rey y tomo la A-3 para volver a casa de nuevo.

En total, unas 3 horas y media de ruta contando las paradas. Un buen paseo, agradable, sin mucha adrenalina, pero da gusto conocer nuevas zonas. Ahora tengo pendiente volver con más tiempo y también conocer un poco más de las sierras de Guadalajara, que hay zonas muy interesantes. Os dejo un mapa con la ruta que seguí

Si alguien quiere dejar sugerencias sobre la zona, soy todo orejas!!
V’sss

Deja un comentario

ankbass web design 2015